domingo, 11 de diciembre de 2011

Ze dice que ahora soy así:

(Vía: http://noirlac.tumblr.com/post/8210348507 )
La pegó. Lo único que quitaría es lo de "la nueva" yo. Pues, aunque he tenido momentos de calma, no hay que ser muy viejo para recordar mis arranques radicales en el ForoZup, que de hecho, apelaban a menos raciocinio que los de ahorita. Cuando recogieron a una gata magenta del basurero y le dijeron: "hey, deberías hacer historietas", debían saber en qué se estaban metiendo.

De porqué me he radicalizado o vuelto a radicalizar:

1.-Porque ahorita no tengo tiempo de dibujar nada y me frustra.

2.-Porque ya fui una vez a la CaracasComiCon, ya sé cómo es (no citaré de nuevo la gran diferencia con la de Río). El evento de este año no tenía nada que ofrecerme. Ni el evento a mí, ni yo a él. El Fanfest es un poco más de lo mismo. Si estoy tranquila, me digo "esos eventos son para otro público" y volteo la mirada. Si me comprometo con mis principios, quiero verlos en llamas, pues encarnan TODO LO CONTRARIO a lo que uno aspira para el ámbito nacional de las historietas. Ni traen el material extranjero que me gusta, ni promocionan el latinoamericano (a los venezolanos les dan un espacito, con censura de por medio y casi que por lástima). Promueven formas de producción y consumo no sólo hiper capitalistas, lo cual podría aceptar si trajeran material que me gusta a un buen precio, sino irreflexivas y complacientes. Su evento tiene más que ver con animación comercial que con las historietas. No se sustenta en talleres y todo aquello que pueda enseñar cómo consumir y crear historietas para que el medio se diversifique y proletarice; no, es el canto narcisista de un sector de su mercado.

2.1.-Lo peor es que no tengo gustos tan cerrados. Es decir, no espero que todas las editoriales sean Le Dernier Cri, Fantagraphics, L´association, Seirindo, Le Lézard Noir, Nobrow, La Pinta, Contracultura, La Ñatita, etc., etc... o algún esfuerzo fanzinero totalmente independiente del mercado. Vengan DC, Glénat, Norma, Dargaud, etc., pero con títulos variados y de calidad, que muchísimos tienen.

2.2.-Se supone que las historietas son un medio masivo y popular. Creo que, en lo posible, los eventos deben tender a ser gratuitos o muy asequibles y localizarse en sitios de fácil acceso. Si se hace lo contrario, estás realizando una actividad dirigida a un ghetto de lectores, lo cual es una posibilidad válida, pero hay que estar claros, conscientes, qué quieres con tu actividad: que la gente de a pie conozca y se nutra con el medio o nada más quieres reforzar un círculo cerrado. Ya tenemos el círculo, creo que ahora hay que llegarle a más gente, y no hablo sólo de los jovencitos ociosos de clase media. Tanto en las experiencias del Banco del Libro como en la FILVEN, los adultos que no son lectores usuales se han mostrado muy abiertos y ávidos de saber sobre historietas y leerlas, eso no se puede perder.

3.-Porque sé que si en algún momento existe una industria o al menos una producción nacional suficiente y competitiva, seré de los primeros excluidos, incluso si mi producción llegase a ser prolífica, por motivos de forma y contenido. Zuplemento siempre me ha respetado y protegido, pero nada me garantiza que otros lo hagan, especialmente si nos referimos a material impreso, no digital, especialmente si involucran eventos "todo público". Si logro regresar el año que viene, ya veremos... pero sé que, de fondo, no puedo poner las manos en el fuego ni por los espacios gubernamentales ni por los privados. Creo que los gubernamentales, siempre y cuando no te metas de frente con su política, son más tolerantes, pues se mueren por auspiciar la producción local y entre ellos hay por lo menos cuatro gatos con una mínima noción sobre historietas adultas y alternativas.

4.-Porque los principios de los "todo público" contrarían lo que me interesa. Y con "todo público" no me refiero a la bella obra infantil del Banco del Libro, que con fines educativos y dirigidos a unos lectores de veras vulnerables tienen más valor para transgredir, se esfuerzan en estar conscientes de su medio y renovarlo. Me refiero a lo que ni es chicha ni es limonada, lo que quiere ir a un público juvenil y o adulto pero tiene miedo de herir cualquier susceptibilidad así que castra lo que se muestra y dice, llama a la autocensura previa de los autores. Eso es lo que realmente me irrita, tanto de eventos privados como gubernamentales. Como lo que censuran coincide justamente con temas que me interesan, de bolas que me voy a sentir aludida y me voy a radicalizar.

5.-Porque mi abordaje de la violencia, la sexualidad y las formas de producción no es un accesorio llamativo; es el centro de mi investigación dibujada y escrita.